La importancia de una Sociedad Vacunada

A raíz de un brote de sarampión en E.U., se abrió el debate en la esfera política y también en la sociedad sobre la relevancia y la obligación de vacunar a los chicos.

La aparición de gran cantidad de casos de sarampión en Estados Unidos, un país donde dicha enfermedad está erradicada, reflotó la discusión sobre vacunar o no vacunar a los chicos, un tema que movimientos activistas antivacunas han puesto en duda.

Por cuestiones religiosas, por temores con relación a la peligrosidad de las vacunas o bien por razones personales, hay progenitores que deciden no vacunar a sus hijos.

¿Cómo influye esto en el resto de la sociedad? ¿Es preciso proseguir vacunando cuando la enfermedad fue erradicada? ¿Qué sucede cuando dejamos de vacunar a nuestros hijos?

En su charla TED, la doctora Romina Libster, médica pediatra, responde estas dudas y explica qué es la inmunización colectiva:

Siguiendo con esta línea, la Organización Mundial de la Salud comparte algunos de los mitos cerca de la vacunación, y las realidades.

Mito 1: Las mejores condiciones de higiene y saneamiento harán desaparecer las enfermedades; las vacunas no son precisas. FALSO

Hecho 1: Las enfermedades contra las que podemos vacunar volverían a aparecer si se interrumpieran los programas de vacunación.

Si bien la mejor higiene, el lavado de las manos y el agua potable contribuyen a proteger a las personas contra enfermedades infecciosas, muchas infecciones se pueden propagar independientemente de la higiene que sostengamos.

Si las personas no estuviesen vacunadas, algunas enfermedades que se han vuelto poco comunes, tales como la poliomielitis y el sarampión, reaparecerían de forma rápida